Últimos temas
» Petición de Pj's Canon y Armaduras.
Lun Jun 27, 2016 6:29 pm por Yuzuriha de Grulla

» ¡Hey, tu! ¡Si tu! ¡Mira esto!
Vie Jun 24, 2016 5:17 pm por Sarah Beilschmidt

» Saint Seiya Eternal Spirit [Afiliación Élite]
Jue Mar 24, 2016 1:45 pm por Invitado

» ❈ Naruto Legends { Afiliación Élite - Cambio de botón }
Lun Jul 06, 2015 4:22 pm por Invitado

» Academia Cross - Élite (cambio de dirección)
Sáb Abr 25, 2015 6:09 am por Invitado

» Cambio de Datos
Vie Abr 17, 2015 4:33 pm por Invitado

» dix◆inmortal / e l i t e
Mar Mar 31, 2015 4:50 pm por Invitado

» Legado Ninja |Afiliación Élite|
Jue Ene 08, 2015 12:28 am por Invitado

» Saintdragon Bleach [Normal]
Sáb Dic 13, 2014 9:07 pm por Invitado


don't want to —kardia, priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

don't want to —kardia, priv.

Mensaje por Bera Reena el Jue Ago 28, 2014 4:57 pm

Miedo. El miedo desde hace ya días estaba en ella, sus sonrisas como su supuesta paz era inexistente. Un lobo negro la acechaba y el lobo de pelaje negro estaba listo para atacar en cualquier momento, no quería, ¿Quien querría? Desgraciadamente la gente como ella sólo estaba destinada a vivir la vida de una forma y esta forma es vivir la vida para alguien más, vivir como infame o una abominación, lo peor de todo es que cuando la diosa tomara por completo de su cuerpo, no sabría si ella seguiría siendo ella o simplemente la diosa tomaría control por completo de ella, de eso tenía miedo. Desafortunadamente ella no podía hacer nada, su transformación ya estaba en proceso, los poderes y los sueños sólo era el comienzo, posiblemente ella era débil mentalmente o tal vez no, quien sabe, posiblemente este mal, ese es el problema con este tipo de personas, hacen una promesa y esta se rompe algunos unos días después de que la promesa se hizo.

Un suspiro salió de sus labios mientras volteaba a ver a su alrededor, sus pies una vez más la dirigieron a su antiguo hogar, Rodorio, toda su infancia vivida tan cerca de ellos, pero aún así eso no la mantuvo lejos del peligro. Estaba llena de preocupaciones y eso simplemente no ayudaba, muchas señales había tenido en sus días anteriores como una simple humana, ahora, como ya mencionado, es sólo un peón más en el tablero a favor de Hades, podría o no podría haber una solución. ¿Qué puedo hacer? No podía hacer mucho, no podía esconderse, era imposible esconderse de un dios y huir, bueno, huir realmente no era una opción. Como toda persona ella tiene su dignidad, no le gustaría morir siendo una cobarde, prefería morir como una heroína, como cualquiera querría.

Estar en el lugar que más extrañaba sería su hogar, pero claramente ese lugar ya no era suyo, ahí seguían sus padres, ahí estaban y los podía ver de lejos, por aquel ventana rota que por algún motivo aún no arreglaban, podía ver como su madre había envejecido y a su padre, un abuelo con sólo esperanza de que su hija volviera a casa, ilusiones eso era lo que veía. Sus padres seguro ya estaban en el Inframundo o si los dioses del Olimpo tenían piedad sobre ella, ellos ya estarían entre los dioses. La verdad era que no estaba segura si estaban vivos o muertos, no tenía ni idea, pero ella ya los tomaba por muertos al igual que ella se tomaba por muerta, sólo había visto la casa, pero por su desgracia no podía cambiar su pequeña duda. Después de haber visto su antiguo hogar sus pies una vez más se movieron automáticamente a un lugar, lugar que antes conocía y solía jugar en esa zona, muchos recuerdos pasaban por su cabeza mientras veía las pequeñas casas, los puestos, la gente feliz de estar viva y era mirada por muchos, muchos sabrían que ella no era de por ahí, que era alguien ajena al lugar, más que nada porque todos en Rodorio se conocían entre ellos, tampoco era de que ella después de muchos años regresaba para causar caos al contrario, había regresado para disfrutar el poco tiempo que le quedaba como ella misma.

En aquellos momentos su interés en ocultar su cosmo era nulo, por lo cual sabía que los rumores e incluso su cosmo llegaría rápidamente a alguno de los doce caballeros dorados, incluso sus aprendices correrían hacia el lugar de la fuente para ver a la persona responsable de tal poderoso cosmo. Como ella lo había dicho millones de veces, ella solamente era una humana con el cosmo de un dios, no era de que ella quería eso. Sus ojos estaban sobre la fuente, aquella agua cristalina hacia que la misma se viera hermosa, ante todo la belleza era muy bien vista en los lugares rurales como Rodorio, su larga cabellera estaba agarrada extrañamente por una coleta mientras que una de los tantos lirios que solía tener en su cabello estaba sostenido por su oreja, su flequillo estaba de lado para que su vista no fuera obstruida por el.

Bera Reena
Goddess


☈ Mensajes : 14
☈ Fecha de inscripción : 24/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't want to —kardia, priv.

Mensaje por Kardia de Escorpión el Vie Ago 29, 2014 4:13 pm

Considerado uno de los doce dorados más fuertes, con una adicción a las peleas como ningún otro, más nada consideraba digno de hacer su corazón arder, tan sólo en una ocasión logro suceder y ello le llevo a vagar por el Inframundo en una cuestión de minutos, sin duda tenía una gran deuda con aquella mujer por haberlo salvado.
Chasqueo la lengua dentro de su boca, se podría decir que su actividad en las amadas peleas eran nulas, todos la orden dorada había sido prácticamente enjaulada en sus templos, resguardando el santuario ante cualquier ataque repentino de los espectros.

Se iba a volver loco, y de eso estaba seguro. Kardia no era ningún chico que podía soportar estar en un mismo lugar durante horas, no sin perder la cordura y comenzar a arrasar con todo lo que estaba a su paso, y para ello, el templo de Escorpión no estaba en sus mejores condiciones al ser una infraestructura demasiado vieja, con unos cuantos puños y este se vendría abajo, más que una expulsión de la orden dorada, ser presente al rostro entristecido de Sasha, no era algo que le agradará, por mucho que costará admitirlo.
Como no importándole la cosa, bajo de su templo, pasando por los restantes sin siquiera pedir permiso, el entablar conversación con alguno lo mantenía en la misma posición, seguir en el santuario, cosa que no quería.

Y hasta que se dio cuenta, había llegado a la Villa de Rodorio, un lugar muy protegido y querido por los caballeros; sonrió con malicia, había alguien con quien pasaría a dejar su saludo y que seguramente llegaría a oídos de la rosa envenenada del santuario.
Algo bueno había sacado de ir a saludar a la pequeña florista, una canasta con buena ración de manzanas rojas que el escritor tanto adoraba, llevaba una en la boca, más no tardo en escupir aquella y dejar caer su canasta tras  sentir un cosmos, poco conocido y sumamente alarmante, no podía compararse con el de algún espectro al que haya conocido antes, ¿un Dios? ¿Hades? Demonios, eso era una satisfacción para el caballero dorado, ningún mejor premio y suerte podía compararse con encontrar a un Dios y encararlo.

Arqueo su ceja al encontrarse con, nadie, no había nadie que se asemejara a lo que el pudiese creer como un Dios, pero el cosmos no desaparecía. ㅡMierda...ㅡ Se mordió el labio inferior, bajándosele el ánimo de no encontrar ese premio tan anhelado. Más atención se centró en una joven peli rosa, de ella es quien provenía el cosmos, conocía Dioses que habían escogido recipientes mujeres, pero siendo Hades, no era el caso, ¿que era aquella mujer? ㅡTu, mocosa. ¿Quien eres? Todo forajido debe identificarse o será llevado a la prisión del Santuario como sospechoso enemigo.ㅡ Con desdén de desagrado, ciertamente estaba molesto por no encontrar lo que deseaba y peor aún que sus preciadas manzanas regaladas por la florista, hayan quedado en quien sabe donde botadas.

Kardia de Escorpión
Gold Saint


☈ Mensajes : 40
☈ Fecha de inscripción : 24/08/2014
☈ Localización : Templo de Escorpión

Cosmos
☈ Vida/Energía:
10000/10000  (10000/10000)
☈ Ténicas: Restriccion (Resutorikusho).- Utiliza su energía cósmica para detener los movimientos de sus oponentes. Scarlet Needle (Sukaaretto nidoru).- Principal técnica de Kardia que consta de 14 +1 fases. Antares (Antaresu).- Es el ataque final de la aguja escarlata.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.